Posteado por: Alvarolopez50 | mayo 1, 2009

El increible mundo de los Niños

Gordos, chicos, altos, flacos, sonrientes, cachetones, vivaces, simpáticos, dulces, tremendos, siempre atentos, siempre aprendiendo. ¿Que mundo les estamos dejando?

Guadalajara Jalisco 30 de abril de 2009. Una fecha más que nos acerca o por lo menos hace referencia a “El Día del Niños”.

Los Niños

Los Niños

La niñez, época en la vida de cada uno de los seres humanos donde la sinceridad, ingenuidad y el tremendo deseo de aprender cosas es un patrón permanente.

Niñez: punto de referencia que pocas veces recordamos pero que si vemos reflejado en nuestras tiernas generaciones.

La niñez. Es un punto y aparte en las relaciones humanas, es una referencia donde los grandes preceptos de la vida madura se congelan y no son aplicables. La grandeza de la niñez es observada y admirada en la madurez, por simple que parezca es inversa mente proporcional tomando en cuenta que mientras más maduros somos menos niños somos también.

En la vida siempre nos estamos preparando para crecer, para ser maduros y para la vejez, ese permanente caminar para evolucionar de inmediato, alejarnos lo mas rápido posible de esa etapa a la que calificamos como infantil e inmadura.

Hoy en la reflexión que el tema me refiere a los encantadores niños, me veo con mis cincuenta años… todo maduro… Todo crítico, todo perfecto. Que ingratitud hacia la propia vida, hacia los demás y hacia las próximas generaciones.

No fui educado para velar por los intereses de los niños, por su futuro y por su desarrollo. Todo forma parte de una sinergia e inercia que lamentablemente me lleva a círculos de intelectuales y perversos hombres y mujeres de providad.

Gracias te doy Dios creador de las cosas en el universo, que con tan sencillas y alegres risas permites que en mi existencia los más amargos y retorcidos pensamientos se conviertan en infantiles sentimientos. Cerca de esos niños que sin querer forman el báculo de mi incansable y permanente búsqueda… de sentimientos que ellos me brindan por ser niños.

En mi existencia no tengo hijos, pero si un mundo lleno de ellos, todos ellos con una envidiable capacidad de asombro… que en pocos amigos y adultos conozco… y a quienes en forma muchas veces despectiva refiero como infantiles viejos, sin darme cuenta la envidia que reconfunde, al no poder ser más como ellos.

Muchas felicidades a todos esos niños, que hoy habitan en el mundo, gracias a Serrat por la canción que les has dedicado. Gracias a mis sobrinos y a mi ahijado que tornan mi juventud madura en una vida plena que me sensibiliza a gozar no solo de ellos, sino del mundo entero que me rodea.

 Un beso… a los niños. Grandes y Chicos…

Autor Alvaro López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: