Posteado por: Alvarolopez50 | mayo 28, 2009

Diego Petersen también opina sobre la Nulidad del VOTO

A la familia de Eliseo y a los
compañeros de La Opinión- Milenio

Periodista Diego Petersen Director de Publico Milenio GDL

Periodista Diego Petersen Director de Publico Milenio GDL

No soy partidario del voto nulo, y no porque crea que el sistema de partidos funcione, sino porque, lo he dicho antes, en las urnas el voto nulo se va a perder entre los miles que cada elección se van a esa cuenta, bien porque el votante quiso hacerlo así, bien porque la cruz se salió del cuadrito y los representantes de todos los partidos para los que no iba ese voto protestaron y la hicieron de tos para que el voto no contara. Inmediatamente después sucede que ellos mismos son víctimas de su terquedad y el que antes defendía el voto de su partido se convierte en feroz perseguidor del siguiente voto que se salió de la rayita, cual si fuera maestra de kinder. La lentitud del escrutinio de los votos tiene que ver con esas alegatas estériles que terminan siempre por anular más votos de los que en realidad deberían.

Pero ese es tristemente el papel de los representantes de los partidos (habría que pensar seriamente en eliminarlos pues si los que están en las casillas son ciudadanos comunes el papel de los representantes de partidos pierde todo sentido, pero en fin, ese es otro tema).

Si de lo que se trata es de castigar a los partidos, la abstención es un castigo peor. El látigo de la indiferencia, dicen los boleros, pesa más que los golpes. Dicho de otra manera, en el amor como en la política aplica por igual aquello del pégame, mátame, pero no me ignores. No obstante, la campaña del voto nulo ha logrado algo que va más allá del porcentaje de votación que puedan logar el 5 de julio y eso es someter a debate el sentido del voto y obligar a los partidos a tomar postura al respecto. Lo interesante del movimiento del voto nulo es que no es un solo grupo con un perfil ideológico determinado, sino que comienza a convertirse en una opción entre sectores muy diversos.

David Gómez Alvarez Presidente del IEPCEJ (Inst. Electoral)

David Gómez Alvarez Presidente del IEPCEJ (Inst. Electoral)

Los simpatizantes de la nulidad del voto tienen una característica muy distinta a los abstencionistas. El que se abstiene es una gama muy amplia de no votantes: en el no voto cabe el ignorante y el flojo; el desobligado y el olvidadizo; el hipercrítico y el hipervalemauser (perdón por el latinazgo). El militante del voto nulo es completamente distinto, es un perfil claro y escaso, pero no por ello menos plural. Los promotores del voto nulo fueron en su momento promotores del cambio democrático, son gente informada (no necesariamente conocedora del tema electoral), activistas de diversas causas y eternos inconformes. Muchos de ellos, si no militaron en los partidos, fueron ese segundo círculo ciudadano que trabajaba convencido para los partidos. No son ateos de la democracia: eran creyentes y ahora son descreídos, por eso son tan beligerantes y por eso están en campaña. Su trascendencia está en el contrapunto que están marcando en estas elecciones, aunque el resultado en términos electorales será, creo, casi nulo.

diego.petersen@milenio.com



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: