Posteado por: Alvarolopez50 | junio 22, 2009

Sucesiones inconclusas

Con el festejo 33 de la Generación 71-77 de compañeros de la Prepa del IDEC (Instituto de Ciencias) así como el día del padre doy comienzo a las celebraciones de mis 50 (Cincuenta años).

Para mi es importante ir acomodando todo de acuerdo a la historia y esta tendrá su origen el 5 de julio de 1959. en Guadalajara, en el barrio de La Capilla de Jesús, en el Hospital Santa Margarita y en un igual domingo que por la mañana me recibe para dar el primer respiro de vida. Son tan solo 18,250 días… ni siquiera 20 y ya he recorrido la mayoría de edad, la adolescencia, casí toda la juventud (Me queda la mental) y transcurro en la mejor etapa del hombre.

Ya hay un carácter forjado, una compañía consolidada, una ruta de vida muchas veces corregida y una sucesión inconclusa.

Ni he plantado ningún árbol y no lo necesito… No he escrito ningún libro y tampoco es necesario, no tengo un hijo y con ello rompo una sucesión y dinastía que necesitaba un partegüas…

Los Alvaros López de mis cincuenta años

Los Alvaros López de mis cincuenta años

Me toca hace 25 años romper con una cadena de malas relaciones, de malas sucesiones y de malas herencias… el destino me lleva a perder tres sucesiones y con ello se consolida un gran contexto que me llevará a buscar y encontrar exitosamente otras referencias no en línea directa pero si en linea recta que me forjarán a lo que hoy simplemente y orgullosamente represento.

Un tributo a esos padres que además del mío me forjaron también, en el sentido de conocer y valorar la compañía, tomando como referencia sus propias experiencias de vida

Alvaro López Salas Ortuño Mi Abuelo de quien heredo el nombre, Alvaro López Arrecillas Mi Padre de quien tomo el apego al trabajo y el emprendimiento incansable, Arturo Torra Monrroy, su vitalidad, Gabriel “Lito” Jiménez Codinach quién me enseña el valor de la fidelidad, Lic. Xavier Ibáñez Herrera el respeto por los demás, Don Aurelio Valdés quién me enseña el valor de la amistad, Arq. Don Rodolfo Chávez Carrillo quién forja en mi el desarrollo de los grandes retos, Salvador “Chava” Castro, el éxito de las relaciones públicas, mi gran tutor y amigo el Lic.Víctor Manuel Flores González de quién no solo recibo afecto, casa y sustento sino orientación, base y apoyo directo, Carlos Sparrow Sada de quién aprendo que siempre es posible volver a empezar , Don Constancio Hernández Alvirde, el valor de la confianza, Don Héctor Constancio Hernández Allende, el valor de la cultura y el pensamiento, Gabriel Jiménez Aguayo el valor de la independencia y libertad…

Quizá ellos como yo también rompieron sus esquemas en formas diferentes, por lo menos en mi sembraron un poco de orientación, ubicación y cordura.

Ahora en la referencia obligada de mis maestros, seguiremos todos estos días haciendo menciones a quienes han influido en forma directa e indirecta en esta gran celebración de sucesiones inconclusas que conforman mis cincuenta años de vida

Saludos a mis amigos del alma Fernando y Arturo Torra

Alvaro López


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: