Posteado por: Alvarolopez50 | octubre 9, 2009

¿Que hacemos con el CESJAL? … por Diego Petersen

Diego Petersen Farah

Diego Petersen Farah

¿Tiene sentido el Consejo Económico y Social (Cesjal)? A juzgar por los resultados, no.

¿Hay que desaparecerlo? Ese es el tema de fondo.

El Cesjal nació a imagen y semejanza de los consejos europeos que tienen como finalidad ser un contrapeso crítico y/o aval ciudadano de las políticas públicas.

Su función primordial es darle sentido y transparencia al ejercicio del poder.

Muchas de las fundaciones y organismo de financiamiento ponen hoy como condición que los gobiernos tengan este tipo de contrapesos y mecanismos democráticos de evaluación de las políticas públicas.

Es importante recordar esto porque todavía hoy hay quien cree que el Cesjal tiene como objetivo y se fundó sólo para traer dinero de fundaciones europeas y lo que ven por ahora son solo tres ges: gasto, grilla y gandayismo, creen que no funciona.

El Cesjal no está funcionando, pero por otros motivos. Su problema de origen es que se creó con una visión corporativa, es decir hicimos una institución pensada para una democracia moderna con todos los cánones del autoritarismo antidemocrático, y luego nos sorprendemos de que no funcione.

El problema no es el Cesjal como concepto y como institución, el problema es ese Consejo donde la representación es un su mayoría reflejo de intereses políticos y la capacidad técnica no está asegurada.

El problema del Cesjal es el mismo que el de todos los órganos ciudadanizados, llámese Instituto de Transparencia, Comisión Estatal de Derechos Humanos o Instituto Electoral. Hay una representación de intereses, lo cual es normal en cualquier democracia, pero muy poca seriedad en la elección de los representantes: no hay criterios técnicos ni evaluación de capacidades.

En el caso del Cesjal es todavía peor, porque cada institución elige su representante, y por supuesto que acaban representando los intereses de las instituciones, no los intereses de la sociedad. Intereses por momentos tan mezquinos como viáticos o boletos de avión para cosas ajenas al trabajo del Consejo (esto no es exageración, es real).

¿Debe pues desaparecer el Cesjal? No, pero sí debe, como dirían los diputados, regresarse a comisiones. Con la experiencia de cuatro años de operación ya sabemos que así como está no sirve. El Consejo requiere una revisión completa de su composición y su operación. Si no hacemos esto, entonces sí, puede desaparecer y nadie lo va a extrañar.

diego.petersen@milenio.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: