Posteado por: Alvarolopez50 | julio 13, 2010

Asi la veo nuevamente… CEDI en 1er plano

Para ampliar el Texto dar un clic en la IMAGEN

En el debate ¿Generación mal educada?

(11 julio 2010).- Mauricio Carvallo Pontón

El pasado viernes 9 de julio oficialmente concluyó el ciclo escolar 2009-2010. Bajo el supuesto de que la educación es la base del desarrollo de los pueblos, en teoría debe ser motivo de celebración el haber concluido un ciclo más educando al futuro de México. ¿En verdad es momento de celebrar?

Es indiscutible y ha quedado demostrado ampliamente que la educación no es un gasto sino una inversión. Se ha calculado el impacto favorable de contar con un año más de educación, tanto en el ingreso personal como en la economía de un país. Incremento que supera el costo que implica ese año adicional de educación.

Los beneficios no se limitan a aspectos económicos, sino también a los científicos, sociales y culturales. Por ejemplo, se ha medido que es más barato para los Gobiernos mejorar la educación de su población para reducir los costos futuros provocados por la delincuencia (policías, seguridad, robos, sistema penitenciario, etc.). Este aspecto ha quedado más que demostrado en los tiempos actuales en el País. Ahora se está pagando el precio de una educación deficiente años atrás. Como dijera Henry Peter, “la gente educada es fácil de gobernar pero difícil de esclavizar”.

Otro ejemplo a favor de la inversión en educación es que es más barato educar en aspectos de salud y cuidado personal, como parte de la medicina preventiva, que los gastos incurridos en prolongados y costosos tratamientos, como el Sida, adicciones, diabetes, etcétera, aspectos por cierto, en donde el país no anda bien. Y ya ni hablar de los aspectos cívicos, que quedan claramente resumidos en el dicho “los pueblos tienen los Gobiernos que se merecen” y ni qué dudarlo con lo visto en las recientes elecciones.

En palabras simples, mejor gastar en educación hoy que en medidas correctivas mañana. La conclusión es clara, si los Gobiernos (y familias) del presente no invierten en educación, los gastos serán mayores para los Gobiernos, los pueblos y las familias del mañana. Ahora bien, regresando a la pregunta inicial ¿En verdad es momento de celebrar?¿Se está educando e invirtiendo para el futuro de México?

Hay que basarse en las evidencias de la vida diaria de los alumnos, que en muchas de las escuelas del país, públicas y particulares, no demuestran que la inversión que se está realizando tenga los frutos esperados. Cuando lo que se ve son aumentos en los problemas de obesidad, adicciones, violencia y vandalismo, bajo nivel académico, falta de civismo. ¿Qué se puede esperar de un sistema educativo en donde algunos maestros y directores temen a los alumnos?

No sólo están las evidencias de los problemas sino además de las malas soluciones implementadas, como el tan largo debatir y regateo por la comida chatarra en las escuelas, o lo mal implementado de los estímulos económicos a los maestros de las escuelas públicas por las “mejoras” en los resultados de las pruebas ENLACE. Mejor ni pensar en los recientes pactos entre el SNTE y los recién candidatos a Gobernadores, sin importar el partido político de afiliación, dando marcha atrás a los pocos avances logrados.

No se trata de simplemente incrementar el gasto en educación, que es la eterna demanda de los dirigentes de todos los niveles educativos. Más dinero sólo se convierte en botín de unos pocos y casi nunca llega el beneficio a los alumnos. Al igual que en el combate al crimen organizado, es necesario un giro completo en las estrategias implementadas, no sólo en el sistema educativo, sino en el Gobierno en general.

Es necesario crear una cultura del respeto, en el amplio sentido de la palabra. Incluye el respeto a autoridades, leyes, normas y reglas. Una cultura de trabajo en equipo y de reconocimiento al buen desempeño. Romper con los compadrazgos, cacicazgos y cotos de poder. Hay que romper el círculo vicioso a como dé lugar, lo cual no sólo es de incumbencia de las escuelas sino de la sociedad en general. El reto es mayúsculo.

Afortunadamente lo dicho anteriormente no es un problema generalizado y existen muchos casos loables que trabajan en dirección correcta, tanto en escuelas públicas como particulares, resaltando la labor de los maestros, alumnos y padres de familia. Para ellos sí es motivo de celebración, felicitaciones. Sin embargo, como pueblo mexicano en general ¿cuál es la sociedad que estamos preparando para el futuro? Aquella con la que van a convivir nuestros hijos.

mcarvallo@cedi.edu.mx

Mauricio Carvallo Pontón es Director del Centro de Desarrollo Integral Arboledas, CEDI.

Anuncios

Responses

  1. Solo tres referencias básicas para la educación aquí en México…
    Maestros, Alumnos y Padres de Familia…. lo demás son accesorios para logar mejores niveles académicos….

    Saludos Carmen… Saludos CEDI… Muchas felicidades por sus logros… en breve ONCE MEXICO y Subiré también.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: