Posteado por: Alvarolopez50 | julio 14, 2012

Año 53 de mi vida… partida de Carlos Hdez. León… mi peluquero

Don Carlos Hernández León

Nos conocimos por el año 1986, cuando previo a mi partida hacia una de las aventuras más significativas de mi existencia me llevaría con rumbo norte. Siempre regreso a este sitio cada que tengo oportunidad. El ancla ha sido Don Carlos. Sencillamente porque en el ir y venir de las aventuras siempre con porte y gallardía me enseño lo que es tener un buen corte de pelo.

Su charla, siempre intuitiva con quienes como un servidor parroquianos de esta iglesia del porte se desarrollaba de acuerdo al perfil de quien se sentaba en su silla. Un lavado del pelo y corte a tijera le caracterizan la experiencia de 40 minutos. Todo un protocolo que por más de 25 años me ancla a su parroquia. Ir a el “corte de pelo” significó para mi la antesala de grandes entrevistas en el Four Seasons del DF en la ciudad de México. La celebración de un buen contrato o un buen cobro tenían como marco ir a sentarme a esa silla que siempre me recibe para charlar, para comentar, para ir más allá de la imaginación del tema político de la temporada. Ahí conocí otras visiones de un priísmo que nunca perdió su hegemonía, temas de Los Pinos y de los personajes de la política de todos los tiempos han sido como homilías después de los santos evangelios según Sherer de PROCESO,  o de los libros aprócrifos de la política nacional como SIEMPRE e IMPACTO.

La mejores revistas españolas de pornografía estarán en mis manos gracias a este santuario de la imagen y el protocolo. Después de un buen corte, una visita obligada al lobby del Camino Real de Polanco, o a un breve recorrido por Paseo de la Reforma.

El pasado 30 de marzo Don Carlos tiene una nueva peluquería más allá del horizonte de Leibnitz en la ciudad de México, lo extrañare y mas cuando no encontré hasta ahora fuera de su estética quien le de esa particular forma a un corte de pelo, el mio. Muchos otros peluqueros han pasado por mi vida. Manuel en el Palacio Azteca de Tijuana BC, será otro personaje cuando dispuse tener bigote y barba… ya llovieron 15 años desde entonces.

Hoy desde esta parte del Universo, le rindo este pequeño tributo a quien como el hace de un oficio toda una gallardía profesional y que nos permite portar personalidad, presencia, buena imagen…. Don Carlos se le extraña.

Alvaro López

Anuncios

Responses

  1. Yo como tú era frecuente parroquiano de Don Carlos Hernández “Charly”, comparto el homenaje que le haces en este blog. Charly fue siempre el prudente pero incansable comentarista de la política nacional, un gran amigo.
    Durante 19 años lo visite, 7 de ellos viviendo fuera de México, pero siempre listo para visitarlo en mis vacaciones navideñas antes de iniciar las posadas y múltiples acontecimientos que esas temporadas nos traen. Era sobre todo un apasionado de su profesión, un gran PELUQUERO de los que hay muy pocos.
    Hoy me entero por tu blog que se nos ha ido Charly, lo busque desesperadamente hace un par de meses antes de un viaje importante y tuve que atender a otra peluquería de emergencia que como siempre me dejo muy poco satisfecho. Hoy estaba listo para ir a buscarlo. Recordaremos a Charly.
    JMG


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: