Posteado por: Alvarolopez50 | noviembre 2, 2012

Luis Sandoval… mi invitado

Pistolitas de mentiras y después  y hoy, asesinatos de a de veras.

martes 20 de diciembre de 1994

Los juguetes

Con su atmósfera de fiesta, con el aire limpio de diciembre y el temblor de las estrellas, con el vuelo de villancicos que ondean bajo el cielo que uno quiere ima­ginar azul, con las luces que ponen un vivo chispeo en lazos que van de calle a calle, entre el heno o en las co­ronas de cedro verde, en el dulce ensueño de los naci­mientos… con todo eso, es tiempo de juguetes. Los niños sueñan en los juguetes. Los padres de familia se ponen a escoger: qué, cuál, dónde, cuánto. No pueden desdeñar la ilusión de los hijos que están esperando el juguete de nochebuena.

Los viejos acabamos con el alma llena de nostal­gia. La Navidad nos hace recordar los días lejanos, cuando soñamos en un juguete, cuando esperábamos to­davía entonces que el Niño Dios nos traería el juguete que tanto habíamos deseado. Todavía entonces, en la tierna ingenuidad de los niños de ayer, la Carta al Niño Dios, y la ansiedad, la emocionada espera. Vendría. Sin duda vendría a la media noche a traernos aquel espe­rado regalo. Hoy que la turbiedad de los años nos ha empañado la vida; estos días, a veces, en momentos, nos hacen suspirar, y recordar y sentirnos aquel niño que fuimos…

Pistolitas de a mentiras

Quién sabe en qué mente se tuvo la ocurrencia de ofrecer a los niños en Navidad, juguetes de toda esa gama de aparatos destructivos, de ataque, de lucha, de amenaza y de muerte. Ahí andan las pistolitas, los rifles, los tanques de guerra, los artefactos esos de moda en engendros infernales de las películas “de acción” que destruyen y aniquilan edificios, ciudades, gente. Todo eso en elaboracion tosca, chata y fea, a base de plástico hervido, que los padres de familia necios e irresponsa­bles ponen en manos de su hijito, ahora como juguete navideno.

Son juguetes, hay que verlos así; no hay por qué tomar actitudes tan radicales y escandalosas. Los niños ven en la televisión personajes, héroes, momentos de mucha emoción con estos mismos objetos. Que se di­viertan, que jueguen a las guerritas, que se enseñen a defenderse, que sepan que la vida requiere una actitud firme y resuelta para enfrentar situaciones difíciles. Que aprendan jugando. Ahora balazos de mentiritas; ma­ñana lo harán en serio.

La pregunta: ¿Son o se hacen?

Nadie pone en duda la fuerza que tienen las imágenes que los primeros años dejan para siempre en la vida. Nosotros mismos somos testigos de ello, cuando en dejo de nostalgia recordamos la infancia que se nos fue. Así entonces, cómo ser tan ciegos o ha­cer papel de tontos al no medir la lección viva de violencia, de lucha, de ataque, de destrucción que a través de juguetes bélicos estamos dejando en el alma de los ni­ños, y precisamente cuando la delincuencia y crimini­dad nos ahoga, y precisamente cuando queremos que la Noche Buena nos recuerde el canto de los ángeles: Paz en la tierra…

De la misma manera que hay empresas de un po­tencial inmenso dedicadas a corromper el corazón hu­mano, y se enriquecen difundiendo la pornografía; de la misma manera que hay publicaciones a todo lujo espe­cialmente diseñadas para encender las pasiones bajas del hombre, o películas, o vídeos, o canciones y hasta estaciones de radio que comercian con la procacidad; también hay fábricas empeñadas en sembrar la violen­cia y el encono en el corazón infantil por medio de esta clase de juguetes. ¿Quién puede detener esas acciones?!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: